UA-77459252-1
 

7 de octubre de 2020, fecha clave para reclamar deudas

Si es usted acreedor, deberá revisar sus cuentas ante la posible prescripción de sus créditos pendientes de cobro.


Hasta 2015, la prescripción general de las acciones personales –aquellas que no tienen fijado un plazo específico de prescripción– como facturas impagadas, deudas pendientes, contratos o productos financieros, era de 15 años. El 7 de octubre de 2015, con la entrada en vigor de la reforma del artículo 1.964 del Código Civil, dicho plazo se redujo de 15 a 5 años, lo que repercute en beneficio de los deudores.


Este nuevo vencimiento, en principio, no afectó a las obligaciones contraídas antes de la entrada en vigor de la reforma de 2015, que continuron siendo de 15 años, pero limitó sus efectos a los 5 años desde el 7 de octubre de 2015, es decir, que las obligaciones y contratos anteriores al 7 de octubre de 2015 prescribirán, en todo caso, el 7 de octubre de 2020.


Veámoslo con casos prácticos:


Ejemplo 1: Obligación nacida en el año 2002. Prescribe a los 15 años, es decir, en 2017. No se ve afectada por la reforma de 2015. Esta obligación ya está prescrita.


Ejemplo 2: Obligación nacida en el año 2008. Prescribía a los 15 años (2023), pero la reforma del Código Civil limitó estos efectos hasta 5 años después de la reforma de 2015, es decir, hasta el 7 de octubre de 2020. Por lo tanto, la obligación nacida en 2008 "pierde" 3 años de prescripción.


Ejemplo 3: Obligación nacida en el año 2014. Prescribía a los 15 años (2029). Con la nueva reforma, la prescripción se cumple a los 5 años de entrada en vigor de la reforma, es decir, el 7 de octubre de 2020. En este caso, la obligación "pierde" 9 años de prescripción.


Ejemplo 4: Obligación nacida en 2018. Esta obligación se verá sujeta al nuevo plazo de prescripción de 5 años establecido por la reforma de 2015, prescribiendo en 2023.


Ante este nuevo marco temporal, acreedores, entidades financieras o aseguradoras cuentan con menos tiempo para solicitar el dinero pendiente en caso de impago e interponer la reclamación extrajudicial o judicial correspondiente.


Como especialistas en reclamaciones bancarias, negociaciones con acreedores y deudores de empresas, podemos ayudarle a iniciar cuanto antes los trámites judiciales o extrajudiciales para reclamar el pago. Con ello se interrumpirá la prescripción, que volvería a computarse desde el inicio de la reclamación, por un nuevo plazo de cinco años.


Corresponde decir que si bien todas las deudas pueden prescribir, su plazo varía en función del tipo. Si Ud. es acreedor, desde CALZADILLA ABOGADOS ponemos a su disposición nuestro conocimiento y experiencia para asesorarle legalmente en este nuevo marco jurídico.

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square